Escultor de sonido / Arquitecto sónico ~ The Free Jazz Collective

Escultor de sonido Arquitecto sonico The Free Jazz
Abdul Moimeme. Foto (c) Nuno Martins

Introducción

Por Paul Acquaro

El verano pasado, a finales de julio para ser más precisos, tuve un encuentro fortuito parcial con el guitarrista/escultor sonoro Abdul Moimême fuera de la tienda de discos Jazz Messengers en Lisboa. Digo ‘parcial’ porque habíamos estado en contacto sobre sus últimas grabaciones y habíamos hecho planes sueltos para encontrarnos durante el festival Jazz em Agosto. Esta resultó ser una de varias reuniones improvisadas que tuvimos durante la semana, el resto en un café al aire libre después de los conciertos de la noche.

Retrocediendo un poco más, mi primer encuentro con Moimême y su música fue en Jazz em Agosto en 2019. Actuó en una sala con un montaje donde el público estaba sentado sobre el intérprete, un poco como una sala de conferencias, un un poco como un quirófano. Recuerdo estar intrigado y un poco confundido. Volviendo a las frases que escribí sobre la actuación:

Es un momento microscópico ampliado a una exposición de 45 minutos, donde todas las vibraciones, la magnetización y la carga de un acorde rasgueado en una guitarra eléctrica se vuelven del revés mientras el público sigue la nota a través de los cables y los altavoces. O, más bien, como describió un compañero con el que hablé después del programa, «es como si fuéramos hormigas en un universo de sonido».

En el rellano fuera de la tienda de discos, entre las fantásticas escaleras de acero abiertas y los pasillos expuestos, en el segundo nivel de una librería dentro de un antiguo edificio industrial en la Fábrica LX de Lisboa, hablamos sobre el disco que Moimême acababa de recoger. Si no recuerdo mal, era Joe Pass’ para Django – una visita obligada para cualquier guitarrista, cualquier músico, o realmente, cualquiera. Sospechaba que ya conocían bien el álbum, pero un tesoro así en vinilo de 180 gramos no se puede dejar pasar fácilmente. Probablemente recordé una historia sobre cuando un amigo y yo nos ‘escabullimos’ en un bar de jazz (todavía no teníamos 21 años) en Nueva Jersey y vimos a Joe Pass tocar poco antes de que falleciera, y luego sobre una guitarra que construí cuando tenía en la escuela secundaria, una eléctrica que se veía bien pero cuya entonación era un poco um… cruda. Lo llamé «Más o menos Paul». La conversación pasó al arte de Moimême mientras describía cómo también había construido sus instrumentos, las guitarras que coloca sobre la mesa y que usa para tocar y grabar.

1674431160 538 Escultor de sonido Arquitecto sonico The Free Jazz

Foto (c) Nuno Martins

La conversación se convirtió lentamente en un plan, pero como suele ocurrir con un plan, fue interrumpida por algunas cosas no planificadas, sin embargo, ahora, finalmente, en los momentos iniciales de 2023, aquí está. En los últimos dos días, Stuart Broomer y yo revisamos dos de los trabajos recientes de Moimême, Ciel-Cristal y Libro de las Grutas y lo que sigue aquí es un relato escrito por Moimême sobre su vida, influencias y música. Adopta una visión bastante amplia, observando las tradiciones de la música desde perspectivas históricas y personales. A esto le sigue una discografía comentada, con comentarios tanto de Moimême como míos.

***

Abdul en Abdul

Por Abdul Moimême

Primeros años:

Nací en el corazón de Lisboa, pero a la edad de 3 años mi familia se mudó a Nuevo México. A los 5 años nos mudamos a Dublín, donde comencé la escuela, estudiando el idioma inglés junto con el irlandés. A los 9 años mi familia se mudó a Madrid donde terminé la escuela secundaria inglesa, durante los turbulentos años que transcurrieron entre la ‘Revolución de los Claveles’ portuguesa y la conclusión de la dilatada y agitada transición de España a la democracia. Aunque vivíamos en Madrid, mis vacaciones las pasé en Portugal, lo que implicaba vivir en dos mundos totalmente opuestos; el gobierno represivo del último franquismo y, en contraste, la libertad eufórica y desenfrenada del primer proceso revolucionario portugués, que culminó en nuestro actual régimen democrático.

Transición:

Durante los días del Antiguo Régimen, la música era tanto un medio de resistencia como una forma de alcanzar un modesto grado de libertad. Creo que el título de la Jazz en Agosto festival, en su edición 2019, Resistencia, un poco se hace eco del espíritu de esa época. Después de todo, el código que desató la ‘Revolución de los Claveles’ y la caída de la dictadura portuguesa fue básicamente una canción de protesta, tocada en la radio; Grândola Vila Morenaa la que Charlie Haden Orquesta de Música de Liberación rindió un hermoso homenaje. Es decir que, para mí, muy pronto, la música y sobre todo la música mejorada, se convirtió en una necesidad existencial y estética de suma urgencia.

Movida:

Junto con estos importantes cambios políticos y sociales, se produjo una amplia exposición al jazz en vivo, ya que ambos países comenzaron a promover con frecuencia conciertos y festivales. Para mí, algunos de los mejores momentos de esos años fueron (literalmente) sentarme al lado del piano de Bill Evan, durante su actuación estelar en el Teatro de Madrid. club de jazz balboa, así como escuchar a los Jazz Messengers tocando totalmente en acústico, ya que el tamaño de los minutos del mismo club así lo permitía. Era el Madrid de las primeras películas de Pedro Almodóvar y La Movida Madrileña, el movimiento de contracultura que iba a sacudir los cimientos mismos de la sociedad intrínsecamente reaccionaria de España.

Durante este período, me mudé a Boston por un año para comenzar la universidad; viviendo en Lexington, con un grupo de músicos de jazz, que incluía al pianista Bruce Torff. Aunque en ese momento no estaba tocando música activamente, estuve expuesto a la prolífica escena allí, rematada con un extraño viaje a los clubes de jazz y rock de Nueva York.

En 1983, después de dos décadas de vivir en el extranjero, hice de Lisboa mi residencia permanente, donde concluí mi carrera; viviendo por un corto período en las islas Azores, donde comencé mi carrera como arquitecto profesional.

Fondo musical:

Mi vida itinerante inevitablemente tuvo un impacto en mi interés y acercamiento a la música. La necesidad de adaptarme a entornos constantemente cambiantes, además de estar expuesto a diferentes culturas, no solo amplió mis gustos sino que también me dirigió hacia la improvisación, como si fuera una inevitabilidad de mi propio destino. Aunque en mi casa se tocaban muchos géneros de música, básicamente descubrí el jazz y la música ‘clásica’ contemporánea por mi cuenta.

Empecé a aprender guitarra a los 11 años, con un profesor particular; Más tarde estudia con su hermano, Raúl, un gran guitarrista de flamenco y rock. Con él estudié ambos géneros. En ese momento el flamenco estaba evolucionando desde su forma tradicional, incorporando el rock y otros estilos de música en su léxico. Por esa época, Paco de Lucía editó su disco Fuente y Caudal, que incorporó bajo eléctrico; el mismo año que Santana trajo su Bienvenidos gira del disco por Madrid Teatro Monumental. Yo era un joven adolescente y estaba muy impresionado por la banda de este último. Para entonces, ya había desgastado los surcos de Caravasar y Axis: Audaz como el amor. En esos años de formación, lanzamientos de LP como el de George Benson Lenguaje corporal, de jim hall ¡Jim Hall, en vivo!Anthony Braxton cinco piezas, Pat Metheny’s Vida de tamaño brillante y Miles Davis’ Aragtha pronto sufrirían la misma fortuna.

En cuanto a las influencias, desconfío de reconocer alguna, simplemente porque implica asumir la responsabilidad de un legado; algo que me niego a invocar alegremente. Además, uno tiende a idealizar su propio trabajo más allá de las proporciones realistas. Al contrario, reconozco que los músicos con los que he tocado me han influido mucho.

Esencialmente, me considero un ‘músico callejero’.

Acercarse:

La razón por la que me di cuenta de la guitarra eléctrica como un instrumento muy distinto, en comparación con la guitarra española, fue el momento en que descubrí que las notas se podían prolongar indefinidamente colocando la guitarra en cierta relación espacial con el amplificador. Hablo del tipo de sustain que Carlos Santana solía conseguir simplemente con guitarra y amplificador, sin efectos electrónicos añadidos. Me tomó mucho tiempo darme cuenta de cómo ese simple fenómeno físico podía abrir tantas puertas y ayudarme a esculpir mi sonido particular. La amplificación se convirtió en mucho más que un accesorio de la guitarra; se convirtió en una parte integral del instrumento, modulando la vibración de las cuerdas de la guitarra en una serie de posibles formularios

Me tomó muchos años comenzar realmente a explorar completamente estas posibilidades, algo que se ha convertido en un trabajo continuo en progreso. Ha llegado al punto en que tengo una barra metálica que une el soporte de la guitarra al altavoz. Colocar la guitarra en posición horizontal también me permitió utilizar la gravedad como recurso técnico, permitiéndome cambiar constantemente de enfoque y descubrir nuevas técnicas; aunque la técnica no es más que un medio para un fin. Para mí, los músicos más interesantes son aquellos capaces de someter sus habilidades a la reflexión crítica de lo que hace que un sonido tenga sentido.

Solo recientemente he comenzado a incorporar la electrónica. Anteriormente solo confiaba en la amplificación directa. Aunque sonaba como música electrónica, la única electrónica involucrada eran varias etapas de preamplificación y amplificación; la mayor parte de mi paleta de sonidos depende únicamente de los objetos y la forma en que ‘preparo’ la guitarra con ellos.

Aunque adquirí mi primera guitarra eléctrica a los 16 años, una Fender Stratocaster de 1973 que aún conservo, ese mismo año decidí construir otra guitarra de cuerpo sólido con pastilla humbucker, partiendo de cero, partiendo de un bloque de caoba en bruto. En ese momento, las partes de guitarra no estaban a la venta en Portugal, por lo que mi padre tuvo que traerlas de los EE. UU. Terminé instalando una de las primeras pastillas de súper distorsión y para el alma una barra de latón macizo, incrustada en el mástil con pegamento epoxi hizo el truco. La guitarra tiene un tono hermoso y la uso la mayoría de las veces. Recientemente, diseñé y construí un instrumento un poco más sofisticado, un lap steel con una escala de 27,5 pulgadas. Ambos instrumentos constituyen lo que considero como un solo instrumento, ya que con frecuencia los toco en tándem.

1674431160 977 Escultor de sonido Arquitecto sonico The Free Jazz

Foto (c) Nuno Martins

Saxofón:

A principios de los noventa comencé a tomar clases de saxofón con Patrick Brennan. Durante la mayor parte de la década me concentré únicamente en el tenor; en ese momento también estaba tocando con una banda de indie rock llamada Hipnóticacon quien grabé 2 CDs, también doblando la flauta y el clarinete.

2007 fue un año de cambios importantes para mí, ya que abandoné el tenor y volví a la guitarra eléctrica, comenzando a explorar las posibilidades de tocar dos guitarras a la vez. Ese cambio está documentado en el Orquesta de Geometría Variable CD, Fotogramas (cs100). Mi primer CD en solitario, Nekhephthu, seguida en 2008, con la combinación de dos guitarras; momento en el que también comencé a tocar en conciertos en solitario.

Escena de Lisboa:

Regresar a Lisboa tuvo un gran impacto en mi forma de escuchar y tocar; especialmente debido a la escena musical que comenzó a surgir a partir de principios de la década de 2000. A través de Ernesto Rodrigues Orquesta de geometría variable y sus grupos de menor formato, en los que participé, como Suspensión, IKB, Teoría de Cuerdas y el conjunto de isótopos, Encontré un ambiente fértil para la experimentación. Como Lisboa se convirtió en un centro para el jazz y la improvisación libre, también tuve la suerte de tocar con muchos artistas visitantes, algo que claramente impactó tanto en mi escucha como en mi forma de tocar.

El advenimiento de una nueva generación de improvisadores portugueses extremadamente bien equipados y creativos ha sido un acontecimiento muy bienvenido.

Proyectos en marcha:

Actualmente, además de tocar en los diversos conjuntos antes mencionados dirigidos por Ernesto Rodrigues, algunos de los proyectos en curso en los que estoy involucrado incluyen:

  • A dúo con Wade Matthews (síntesis digital);
  • A dúo con Patrick Brennan (saxo alto)
  • A dúo con Lionel Marchetti (sintetizador analógico)
  • Sala de disección trío con Albert Cirera (saxo soprano y tenor), Álvaro Rosso (contrabajo);
  • Un trío con Maria do Mar (violín), Sofia Borges (percusión);
  • Zona de transición trío con Fred Lonberg-Holm (violonchelo), Carlos Santos (síntesis analógica)
  • MJAJA

    un quinteto con Mariana Dionisio (voz), João Almeida (trompeta), Alvaro Rosso (contrabajo), João Valinho (percusión)

  • A dúo con la performer Lorena Izquierdo

***

Discografía seleccionada

Por Abdul Moimême y Paul Acquaro

En esta sección, Abdul Moimême reflexiona sobre momentos selectos de su discografía con comentarios adicionales de Paul Acquaro.

Quejas De Marée Basse /

con Diatribas (Insub, 2010)

1674431160 851 Escultor de sonido Arquitecto sonico The Free Jazz

Abdul Moimême: En marzo de 2009, el dúo suizo Diatribes, que incluía al músico de electrónica D’Incise y al percusionista Cyril Bondi y yo, tocamos nuestra primera actuación en trío en la tienda Clean Feed Record; jugando en el Festival de mapeo, en Ginebra, al año siguiente. En 2011 realizamos una gira por Portugal y el sur de Europa, culminando con un concierto con la Orquesta Insub Meta, en Estrasburgo. Quejas De Marée Basse es producto de esa colaboración. Luego grabamos un segundo CD, Queixasde gira en Suiza en 2013.

Pablo Acquaro: Batería, computadora portátil, percusión grande y pequeña, guitarras preparadas (¡por supuesto!) y, como dicen las notas del CD, «objetos metálicos»: solo los ingredientes deberían darle una idea del producto final. A partir de este inventario, sabes que el trío comenzará a construir algo con muchos raspaduras, traqueteos y ruidos metálicos y que la estructura sónica de la construcción será algo nunca antes visto. visto oyó. Cada pista es como un piso nuevo, otra capa de creatividad, una nueva disposición de tonos. La pista dos, ‘Crustaćes’, se vuelve seductora a medida que aumenta el tempo y los sonidos se fusionan, mientras que la pista cinco, ‘Entre Les Haut-Fonds’, es el comentario de audio para un recorrido por el sistema HVAC, que lleva a la pista 6 ‘Pavillon Noir, ‘ donde todo se junta tensamente.

– – –

khettahu /

con Ricardo Guerreiro (Fuentes Creativas, 2011)

1674431161 127 Escultor de sonido Arquitecto sonico The Free Jazz

SOY: En ese momento, como parte de su enfoque, el músico electrónico Ricardo Guerreiro estaba especialmente interesado en procesar el sonido de otras personas, usándolo como la base de su forma de tocar. Trabajamos durante un año, improvisando juntos regularmente, culminando en Khettahuuna grabación de estudio en vivo de piezas improvisadas.

Pensilvania: El reprocesamiento en tiempo real es fascinante. Tomar algo que de alguna manera es familiar y convertirlo en algo nuevo e inesperado puede generar resultados emocionantes. Aquí se nos invita a adentrarnos en el mundo visceral percusivo y vibratorio que construye Moiméme con sus dos guitarras y con lo que las haya preparado. A la mitad de la pista dos (#34), parece que estamos afuera, arrastrados por el viento, láminas de metal resonando a nuestro alrededor, y las pistas del medio (#29.1, 29.2 y 29.3) son una caminata a través de una tierra árida de viento ventoso. nieve y ramas de árboles desnudos.

– – –

Fábula /

con Axel Dörner, Ernesto Rodrigues, Ricardo Guerreiro (Fuentes creativas, 2012)

1674431161 766 Escultor de sonido Arquitecto sonico The Free Jazz

SOY: Como continuación de Khettahu, Ricardo y yo invitamos al trompetista y compositor alemán Axel Dörner a tocar y grabar con nosotros. El violinista Ernesto Rodrigues se unió al trío en este concierto, grabado en el centro de Portugal, en una gélida noche del invierno de 2011. Stuart Broomer escribió amablemente las brillantes notas de fondo. La pieza fue una improvisación y el cuarteto estaba tocando juntos por primera vez.

Pensilvania: Agregar a Dörner y Rodrigues a la colaboración entre Moiméme y Guerreiro amplifica lo «desconocido» de muchas maneras. La propia incursión de Dörner en lo desconocido del sonido con su trompeta y electrónica ya puede ser una experiencia fascinante. Con la viola de Rodrigues, el paisaje sonoro ondulante se llena de destellos de algo identificable, pero aún fuera de alcance. A veces, ciertamente en el último tercio de la grabación, los sonidos se vuelven casi subconscientes, dejando más una sensación de algo estar allí que un recuerdo claro de lo que era exactamente.

– – –

Mekhaanu
/
Solo (Insub, 2013)

Escultor de sonido Arquitecto sonico The Free Jazz.webp

SOY: Mekhaanu
es mi segundo CD en solitario y, como en todos mis trabajos en solitario hasta ahora, fue totalmente improvisado, ya que me gusta abordar la sesión de estudio de manera similar a las presentaciones en vivo. En otras palabras, utilizar el contexto individual como laboratorio de experimentación. D’Incise, que acababa de crear su net label INSUB quedó tan impresionado por la mezcla aproximada que se ofreció como voluntario para inventar la mezcla final y masterizarla y lanzarla en su sello. Es uno de sus primeros lanzamientos.

Pensilvania: Notas del transatlántico de Moiméme son particularmente interesantes, ya que establece contrastes entre los mecanismos y la digitalización. En su mayor parte, el trabajo de Moiméme es «analógico», en el sentido de que manipula los sonidos que salen naturalmente de sus guitarras preparadas y las ondas entre ellas y sus amplificadores. En sus notas escribe “nuestra cotidianidad también está impregnada de sonidos mecánicos”, y si prestamos atención, escucharemos “un territorio donde conviven salvajes mecanismos desenfrenados por cualquier contención humana”. Entonces, lo que escuchamos en esta grabación en solitario son las guitarras sin procesar y la variación interminable de la generación de sonido, y por lo que vale, los sonidos de una cuerda punteada se destacan de los drones, oscilaciones, sobretonos y todos los asaltos de audio.

– – –

Rumor
/
con Marco Scarassatti, Eduardo Chagas, Gloria Damijan (Fuentes creativas, 2015)

1674431162 496 Escultor de sonido Arquitecto sonico The Free Jazz

SOY: Rumor fue el resultado de nuestro encuentro en el festival de improvisación MIA, que se celebra anualmente en Atoughia da Baleia, Portugal. Marco Scrassatti es especialista en Walter Smetak, el compositor e inventor de instrumentos suizo, además de ser un improvisador y compositor, también enseña música en la Universidad de Belo Horizonte, Brasil. Gloria Damijan es una pianista austriaca y Eduardo Chagas un trombonista e improvisador afincado en Lisboa. Marco construye todos sus instrumentos y, en ese momento, Gloria improvisa con frecuencia con una variedad de pequeños objetos y el interior de un piano de juguete. Este proyecto también fue consecuencia de una invitación, el año anterior, a un comité de músicos portugueses, por parte de la Universidad UFMG (Minas Gerais), para tocar en Brasil.

Pensilvania: Los momentos iniciales de Rumor instantáneamente tienen una sensación diferente a las otras grabaciones visitadas hasta ahora. Existe la posibilidad de una melodía, de algún tipo de estructura musical, que parece impregnar ‘Improvisación I’, luego, aproximadamente a la mitad, se puede escuchar el trombón de Chagas, empujando a través de las capas de sonido. Sin embargo, es un fantasma que se sumerge de nuevo en el dron colectivo restringido. Luego, hay un tono de repique, también se desvanece, pero cada vez notablemente sugestivo. ‘Improvisación II’ continúa con mesura y la sensación de que algo acecha, a punto de suceder. Alrededor de dos tercios hay un pico de energía que se desvanece en un intercambio exploratorio de sonidos.

– – –

Exosphere – en vivo en el Panteón
/
Solo (fuentes creativas, 2017)

1674431162 700 Escultor de sonido Arquitecto sonico The Free JazzSOY: Exosphere surge de una invitación del festival ‘Escuta Profunda’, comisariado por João Silva, para tocar en el panteón de Lisboa, donde entre los cenotafios de varios personajes históricos portugueses de prestigio está enterrada la cantante seminal Amália Rodrigues. El edificio es también la pieza culminante de la arquitectura barroca portuguesa.

El concierto fue totalmente improvisado ya que no tenía idea preconcebida, en absoluto, de lo que se podía tocar.

Una vez más, Stuart Broomer escribió las maravillosas notas del transatlántico.

Pensilvania: Las notas de Broomer contienen todos los puntos importantes necesarios para navegar esta ‘música’. Habla de la fisicalidad de los sonidos, los raspados metálicos, los espacios sonoros y la inmensidad de los paisajes. Hay un punto en el que escribe, «hay un sentido en el que la música de guitarra de Moiméme es a la vez épica y abstracta, física y metafísica, el instrumento reimaginado en sí mismo se convierte en proyectil… pero tanto su mecanismo de lanzamiento como su objetivo están aquí sujetos a investigación. …» Esta cita incompleta resume para mí los sonidos inquietantes y efímeros (pero también muy reales y tangibles) que Moiméme evoca con sus instrumentos. Eyal Hareuveni también escribió sobre este trabajo en el Free Jazz Blog aquí.

– – –

Lisboa: 10 retratos sonoros
/
con Wade Matthews (Fuentes creativas, 2017)

1674431163 713 Escultor de sonido Arquitecto sonico The Free Jazz

SOY: Creo que mis notas para este trabajo se explican por sí mismas.

Pensilvania: Una vez más, difícilmente podría ofrecer una mejor visión general de esta música que la que ofrece Stuart Broomer en su artículo sobre la fabricación de los materiales de origen de esta grabación. En mis artículos sobre Jazz em Agosto de los últimos años, me he dado el gusto de escribir sobre mis vagabundeos por Lisboa, una ciudad que realmente debe experimentarse a pie, por más peligroso que pueda ser en algunas de esas calles estrechas y sinuosas. Además de las vistas, están los sonidos, los sonidos del paseo marítimo, el acueducto, el roce de un tranvía histórico mientras sube las colinas de la ciudad y mucho más. En este álbum, Moiméme ha trabajado con Wade Matthews para grabar los sonidos de la ciudad, uno cuyos sonidos están cambiando. La grabación resultante es un emparejamiento de las esculturas sonoras de Moiméme con las grabaciones de campo, entrelazándose y convirtiéndose en sus propios poemas sinfónicos.

– – –

Sala de disección
/

con Albert Cirera, Álvaro Rosso (Fuentes creativas, 2018)

1674431163 412 Escultor de sonido Arquitecto sonico The Free Jazz

SOY: Dissection Room, como se llama el trío (anteriormente AAA) se formó en 2015 y desde entonces ha tocado regularmente. El saxofonista catalán Albert Cirera además de su destacado trabajo en solitario y diversas formaciones, ha trabajado regularmente con el pianista Agustí Fernandez. El contrabajista uruguayo vive actualmente en Lisboa, tocando con algunos de los grupos de improvisación portugueses más relevantes, incluidos conjuntos con el violinista Carlos Zingaro.

PENSILVANIA: Una pista larga, de más de 53 minutos en total, comienza con algunas notas sueltas del saxofonista Albert Cirera. Los sonidos metálicos distintivos de Moiméme y las cuerdas deformadas son perceptibles. Seguimos esperando noticias del contrabajo de Álvaro Rosso… y ahí está, un zumbido bajo bajo las gotitas de sonido. Unos minutos y las contribuciones individuales de este trío de larga data se están congelando en una manta de tono cohesivo y ligeramente abrasivo. Alrededor de 10 minutos en el bajo salta un poco, mientras que Moiméme agrega un aumento de reverberación. Una vez más, alrededor del minuto 18, la interacción, especialmente entre Cirera y Rosso, está encendida, aunque todavía está firmemente arraigada en el mundo sonoro atonal. La intensidad va y viene, pero la tensión siempre está presente, hasta el final minimalista de la grabación. De las grabaciones hasta ahora en esta lista, Dissection Room parece ser la más variada musicalmente. Eyal Hareuveni también revisó Sala de disección aquí.

– – –

Terrafonía
/

con patrick brennan* (fuentes creativas, 2018)

1674431163 841 Escultor de sonido Arquitecto sonico The Free Jazz

SOY: Mi asociación con Patrick se remonta a principios de 1990 cuando yo era su alumno y toqué la percusión en una de las piezas de su CD histórico. de qué manera qué. de qué manera qué Fue importante para Patrick porque consolidó su carrera como compositor y director de orquesta, pero también porque fue, creo, el debut como baterista de jazz de Acacio Salero, un destacado percusionista portugués que ya desapareció de la escena local.

En Terrafonía patrick y yo establecimos diálogos continuos, donde las líneas rítmicas y melódicas del contralto se entrelazan constantemente con el material rítmico y textural de las guitarras eléctricas (tocadas en tándem).

Pensilvania: Para este, voy a citarme a mí mismo de mi reseña original aquí en Free Jazz Blog: «Es difícil definir esta música, pero incluso cuando los tonos más duros están en juego, el dúo los presenta con cuidado y precisión. Brennan complementa los repentinos ataques tonales de Moimême con ideas formadas rápidamente, mientras que Moimême llena los silencios que deja el saxofonista con sonidos inesperados. Se destaca la pista ‘gotabrilhar’, la pista corta, a mitad del álbum, presenta un saxo de abeja zumbando y una iluminación oscura. paisaje pintado por una guitarra que zumba y gime».

*escrito en minúsculas a petición de los músicos

– – –

Aura /

con Ernesto Rodrigues, Nuno Torres (Fuentes creativas, 2019)

1674431164 632 Escultor de sonido Arquitecto sonico The Free Jazz

SOY: Aura
es otro concierto improvisado en trío con dos músicos con los que toco regularmente en Lisboa, en los diversos conjuntos dirigidos por el violista Ernesto Rodrigues.

PENSILVANIA: Esta breve grabación (31:28 minutos en total) es una especie de ejercicio de autocontrol. Los tres músicos, Ernesto Rodriques a la viola, Nuno Torres también al saxofón y, por supuesto, Moiméme, fusionan a la perfección sus respectivos instrumentos. Todos los pequeños sonidos, tonos largos, texturas crujientes, tonos sibilantes que componen la mayor parte del conjunto exploratorio del concierto alcanzan un nudoso crescendo en el momento final de la grabación.

– – –

Zona de transición
/

con Fred Lonberg-Holm, Carlos Santos (Fuentes creativas, 2019)

1674431164 588 Escultor de sonido Arquitecto sonico The Free Jazz

SOY: Carlos Santos (síntesis analógica y digital) y yo tenemos un proyecto de dúo en curso donde invitamos o somos invitados a tocar con un tercer músico. Wade Matthews (síntesis digital), Wilfrido Terrazas (flauta), Emidio Buchinho (guitarra), Mariana Dionisio (voz) y José Bruno Parrinha (clarinetes) han sido nuestros socios.

Aquí invitamos al violonchelista Fred Lonberg-Holm a unir fuerzas con nosotros. Esta sesión de estudio improvisada fue la primera vez que tocamos juntos como trío. Desde entonces, tocamos juntos con frecuencia cuando Fred está en la ciudad.

En lugar de una nota de línea tradicional, el texto de Stuart Broomer funciona como una extensión conceptual de la música.

PENSILVANIA: Muy cierto, las notas del transatlántico son un poema sinfónico en sí mismas. Jugando con el sonido de las palabras a medida que pasan de la funda de cartón a la mente de los lectores/oyentes, y jugando con las mismas palabras en el cartón, las notas deben leerse con la música sin ritmo con su propia cadencia. La música -bueno sonido- palpita con energía. Con Fred-Lonberg-Holm proporcionando un trabajo de violonchelo mejorado electrónicamente, junto con el sintetizador de Carlos Santos, Moiméme está aquí en la compañía eléctrica. El ‘Whirr’ de apertura comienza sin reservas, zumbidos, zapping, repiqueteo de la cuenta de… lo que sea. El seguimiento de ‘Hush’ comienza con notas legato abrasadoras del violonchelo y vibraciones de las guitarras preparadas. Crujidos de sonido electrónico emanan (probablemente) del sintetizador. A medida que la pista continúa, los sonidos se estiran como Silly-Putty se estira hasta su punto de ruptura. La riqueza de sonidos y su aplicación imaginativa abundan en el fascinante de esta grabación.

– – –

Ciel-Cristal
/

con Lionel Marchetti (Sonoscopi, 2022)

1674431165 220 Escultor de sonido Arquitecto sonico The Free Jazz

SOY: Cuando Wade Matthews y yo tocamos a dúo, en el festival COPLEXA (2017), organizado por la Asociación Sonoscopia, me impresionó mucho el dúo de Lionel con Xavier García. Providencialmente, Sonoscopia nos invitó a Lionel ya mí a hacer una residencia en sus instalaciones, que culminó con un concierto en el planetario de Oporto.

Vea la reseña de Stuart Broomer sobre Ciel-Cristal aquí.

– – –

Libro de las Grutas
/

con Wilfrido Terrazas, Mariana Carvalho (Fuentes creativas, 2022)

1674431165 735 Escultor de sonido Arquitecto sonico The Free Jazz

SOY: Mi asociación con Wilfrido se remonta a 2016, cuando tocamos juntos en el Instituto Cervantes Español en Lisboa. Desde entonces, Wilfrido ha regresado en visitas periódicas y, en consecuencia, propuso una sesión de estudio, a la que invitamos a la futura pianista brasileña, Mariana Carvalho, que ahora reside en Berlín.

Vea mi reseña de Livro das Grutas aquí.



Fuente del artículo

Deja un comentario