Klarinettenlandschaft (Paisaje de clarinete).

Klarinettenlandschaft (Paisaje de clarinete).
Para clarinete, performer sonoro-luminoso e instalación sonora fotosensible.
El proyecto consiste en un concierto que, paulatinamente y sin interrupción del discurso musical, se va transformando en una instalación sonora sensible a los gestos de los espectadores. Al finalizar el concierto los espectadores pueden tocar la instalación interactuando con ella.
Además la instalación puede quedar abierta al público todo el tiempo que se crea conveniente, como una exposición normal.
Una de las características esenciales del proyecto es que introduce un nuevo modo de relacionar
la música instrumental con la instalación sonora, con el espacio y con el público..
Durante la interpretación del solista instrumental, el performer sonoro va “cogiendo” las sonidos emitidos por el clarinete como si fueran objetos. Estos sonidos son transportados, mientras van sonando en sus manos, para ubicarlos en un lugar concreto de la sala. De este modo el performer sonoro construye una instalación con los sonidos que va tomando del clarinete. Todo eso ocurre mientras el clarinetista está tocando por lo que se produce a la vez un diálogo entre los sonidos que surgen directamente del clarinete, los sonidos que lleva el performer en sus manos y los sonidos ya instalados en la sala. Cuando finaliza la interpretación del solista instrumental el solo de clarinete se ha multiplicado y expandido para ocupar toda la sala y quedar definitivamente implantado en el espacio y convertido en una instalación sonora. Entonces, como los elementos de esta instalación sonora son sensibles a los gestos de los espectadores, los sonidos surgirán de todas partes siguiendo los móvimientos del público. Así, la obra que al principio era interpretada por el flautista acaba finalmente siendo tocada por los espectadores. Después del concierto la instalación sonora puede quedar expuesta todo el tiempo que se considere necesario, como una exposición normal.